Los textos de los artículos aparecidos en este blog, son originales y propiedad de la persona que los escribe, pero ninguno puede ser reproducido sin consentimiento expreso de su autor. Las fotografías antiguas ya están a disposición de cualquiera en otras web, también. Si lo que aquí se escribe le sirve de algo a quién se interesa por ello, me sentiría totalmente satisfecho.

Gracias por la visita.

martes, 26 de junio de 2012

¡Eso es El Cairo! ¿Sí? ¡no me diga!

Y fuimos a la Ciudadela...

Desde la explanada del Cuartel y Museo de la Policía hay una magnífica vista de la ciudad, totalmente recomendable. En primer plano las dos torres que flanquean la Puerta de Al-Azah,  principal acceso a la Ciudadela en otros tiempos y que ahora están en pleno abandono y muy ruinoso el conjunto de edificaciones anexas.

Es inevitable sentirse atraido por los dos bellísimos edificios -dos mezquitas- que tenemos después, y más sabiendo que la de la izquierda fue construida en el siglo XIV con material extraído de otros anteriores en Guiza...
La primera es la del Sultán Hassan, y la otra la del Al-Rifai o "Real", construida a mediados del XIX, tiene la particularidad de contener los restos del Rey Faruk y su familia. También están en ella los del anterior Sha de Iran, Reza-Pahlevi, por una decisión del asesinado Presidente Sadat, desde 1980. 

Horas después, mientras nos movíamos por la explanada del sur de la Mezquita de Alabastro entre vendedores de mercaderías egiptomaniáticas, esquivando sus intentos de colarnos alguna de ellas, podíamos ya ir divisando más allá del muro bajo que separa dicha explanada con la zona de edificios, ahora en estado ruinoso y anexos a ella, lo que la polución nos dejaba de ver de la ciudad. Más allá de la Cairo Tower ya no se apreciaba nada más, pero era suficiente para captar bastante de la caótica urbe.

En esto se acerca uno de los policías que vigilan esa zona, con esa sonrisa que se gastan, pretendidamente simpáticos y nos indica con gestos y con sus palabras reveladoras que eso que veíamos allí era.... ¡The Cairo! Y por si no lo hubiéramos escuchado bien, lo repitió dos veces más, ¡the Cairo.... ¡the Cairo!  Sin perder la sonrisita. ¡Que sí hombre que sí, que sabemos que es el Cairo! En ese momento lo que piensas es que este y otros, o nos toman por gilipollas o es que ellos son tan infantiles que no distinguen lo que no necesita explicación por lo evidente. La otra opción además de la anterior es que con esa actitud posiblemente esperaba que le diéramos una propina suculenta por hacer de cicerone improvisado por nada y llenarnos de la sabiduría que los visitantes parece que carecemos. ¡Pues no! te quedas sin la propinilla, porque ni te hemos pedido nada ni nos gusta que nos agobien y menos los que se suponen que están allí para cuidar de los recintos, cosa que parece inútil viendo que pasan más tiempo cazando turistas que para lo que están ahí desplegados.

Ya en el muro me dedico a las fotos de rigor de la ciudad. Mientras, observo que otros egipcios sentados en un banco y a 30 metros, podrían ser policías de paisano o a saber qué, me indican con otra sonrisa que no, que la foto la tengo que hacer tomando una panorámica que me quedará más chula. ¡Esto ya es que me toca las narices bien! No es la primera vez, por lo general los "gaffires" y demás, allá donde vas te indican cómo debes hacerlas y qué tienes que sacar. Dicho de otra forma, que por más que les digas que ya sabes lo que estás haciendo, ellos te toman por un panoli total ya que parece que eres incapaz de sacar buenas tomas. No digo que no sepan de encuadres, porque saben muy bien hacerlo si les dejas la cámara para que te saquen una en pareja, tampoco es tan difícil, pero bueno, que se metan dónde nadie les llama no es lo mejor para que sientas a tus anchas. Solución, pasar de ellos como de las moscas.

Volviendo a El Cairo, o mejor a la magnífica vista que tenemos desde las explanadas de la Ciudadela, vamos a comparar imágenes de este año, con la de antaño.

La primera vez que vi esta última fue por medio de Evelio García, y luego la he estado buscando profusamente en los archivos donde podría estar y al menos encontré uno que no da mucha explicación, solo que la foto es entre 1913 y 1920, lo que tampoco es afinar, puesto que el sargento australiano, como el resto de las unidades del ANZAC, llegaron a Egipto como primer destino desde que salieron de Australia, entre finales de 1914-enero de 1915.

La foto actual la tuve que sacar con focal de 59mm. ya que el acceso a ese lugar estaba vedado, de ahí que parezca que la ciudad se eche encima, cuando realmente todo aparece más distante. Al fondo, esa enorme masa de la Mezquita de Ibn Tulun con su patio inmenso y que tiene alguna pequeña diferencia con la foto antigua. También podemos comprobar que no salen las Pirámides como en la otra, y no están porque se encuentran más a la izquierda, pero aunque las hubiese querido encuadrar hubiera sido del todo imposible con la contaminación que teníamos encima. Fijaros en que la muesca que había hecho la argolla para sujetar la pieza artillera en el XIX, sigue aún visible hoy en día. Otro año me subo en el muro... que no hay peligro ahí aunque se caiga uno, ya que justo en ese lugar hay una terraza de otra de las torres anexas. Donde estaba el australiano sí que hay un buen "piñazo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada